1/3 De la nada a la etapa de oro socialista en Porzuna

Mi historia con este partido nace en la sede provincial, en el despacho de Blanca Fernández. Ella y yo veníamos hablando de la situación del partido durante todo el 2012 y 2013. El PSOE de Celia, con el Ayuntamiento de Raimundo.

Yo estaba siendo muy crítico con Celia porque no me concedía una entrevista. Tampoco entendía porque la oposición no hacía su labor fuera de los plenos. No sabía porque el PSOE no hacía asambleas, no se imprimían boletines y no se concedían entrevistas. El ocultismo y la inoperancia me indignaban. Así lo hacía constar en mis publicaciones.

En Julio de 2012 creé una pagina en Facebook llamada Porzuna Otro Modelo, solamente hablaba de política. En Agosto salí a pedir firmas para que el Ayuntamiento de Porzuna se comprometiera a respaldar a aquellas familias que no podían afrontar el pago de libros escolares. Lo mío, en ese momento era compromiso social, sin partidos ni intenciones políticas.

En enero renové la página con el objetivo de mejorarla en diferentes aspectos, Porzuna Otro Modelo ahora sería Porzuna Unocero. Ya no sólo hablaría de política sino que también sería una página de noticias. Se convirtió en la página más importante en ese aspecto. Rápidamente fue creciendo. Empecé a crear contenido propio, hacía reportajes y fotografías, escribía artículos, hacía entrevistas, reclamaba cosas. Desde ahí, pedí al AYTO de Raimundo que informara de las fechas de los plenos. Pedí que se hicieran públicas las actas de los mismo. Reclamé que dejaran y me dejaran grabar los plenos, esa fue en realidad mi mayor lucha. Conseguir un Ayuntamiento más transparente.

La verdad es que a pesar de ser de izquierdas, a pesar de pedir transparencia y pesar de tener tanta gente detrás, esos reclamos los hice en completa y absoluta soledad. No conseguí grabar ningún pleno. Pero si logré el apoyo de la prensa y de muchas personas que sin importar el partido al que votaban o en el que militaban, no entendían las razones y la negativa a mayor transparencia. Incluso miembros del propio gobierno de Raimundo; era paradójico y absurdo. Y al final la discusión se limitó a: si Alberto graba los plenos Juan Pablo (concejal de festejos de entonces) se levanta y se va. Raimundo prefería echar a un joven de 17 años que sólo quería grabar en video un acto público, a un concejal que no respetaba libertades y derechos civiles cimentados en la constitución española. Solamente al final de la legislatura y cuando yo ya estaba dentro del PSOE, el partido socialista empezó a manifestarse, y quisieron presentar una moción, que finalmente no se presentó.

Con el cambio de gobierno, tras las elecciones (mayo de 2015), la primera medida que Carlos tomó fue la de que se grabaran los plenos. Incluso que se grabara su toma de posesión. Las cosas empezaron a cambiar, el Ayuntamiento iba a trabajar por ser más transparente. Carlos decidía empezar haciendo caso a un reclamo social que se hacía latente en la prensa y en Facebook cada vez que se iba a celebrar un pleno. El nuevo edil también iba a poner al Ayuntamiento presente en las redes sociales.

Volviendo a atrás, fue en diciembre de 2013 cuando Blanca y yo nos reunimos en la sede del PSOE provincial. Yo le proponía cosas. ¿Por qué esto no se hace así? ¿Por qué no se llama a esta persona? ¿Por qué no se cambia la ejecutiva? ¿Qué pasa con Celia?

El momento de más tensión entre Celia y yo vino cuando tras nuestra primera reunión, tras aquella reunión hice público que el PSOE estaba al borde del abismo y que JJ.SS había muerto. La situación del partido era muy mala, fue lo que ella me trasladó, y aún así ella no estaba dispuesta a dar la cara en una entrevista, al contrario que el resto de portavoces, incluso y pese a todo al contrario que Raimundo o que Gabriel. Incluso Mª Ángeles Villa, Blanca y a Mª Ángeles Rojas me concedieron una entrevista, sobre sus etapas en la política local.

Aquella publicación terminó de hundir al PSOE. O eso dijo Blanca. Y supongo que  ahí fui consciente por primera vez del verdadero poder que tenían mis publicaciones. No dije nada que no fuera cierto. Celia sabía que yo iba a hablar sobre esa reunión, pero nunca imaginó que sería en modo crítico, como lo fue. Y de algún modo se sintió traicionada, y aislada.

Yo quería otro PSOE. Esa es la realidad; tras esa publicación Blanca me confesó que Celia se había derrumbado, y que su situación era muy difícil. Yo le respondí que yo no hablaba de su situación o de su familia, hablaba de la Secretaria General de PSOE y lo único que hacía era dar mi opinión, que si Celia no podía hacerse cargo, solamente debía dimitir. Porzuna necesitaba un PSOE más fuerte y duro. Raimundo lo estaba haciendo realmente mal. No respetaba nada. Al respecto nadie decía ni hacía nada.

En diciembre una empresa local de comunicaciones me pidió que hiciera una encuesta. Cuando me tocó llamar a la casa de Celia, ella y yo hablamos algo, aunque poco, sobre el tema. Las cosas van a ser diferentes a partir de enero de 2014, algo así le dije. Yo ya había aceptado formar parte del partido.

Tras la dura publicación, en la  reunión que tuve con Blanca la propuesta que me hizo fue la siguiente: ¿quieres que el PSOE sea mejor? Pues forma parte del él y hazlo mejor.

 

Así empezamos 2014.

 

Asistí a todas las reuniones, y a veces era yo quien las proponía, Celia y yo nos empezamos a conocer mejor. Y nuestra relación no solo es que empezara a mejorar, nos hicimos buenos amigos. Eran demasiadas las cosas en las coincidíamos. Y a veces nos pasábamos hablando por WhatsApp hasta las 2 y las 3 de la mañana. Empezamos por publicar artículos juntos, también separados. Nuestra mayor diferencia (aún sigue siéndola) estaba en la forma en que yo defendía y ella quería hacer oposición. Ella no quería ser agresiva. No llamar la atención. Yo quería ser más agresivo. Quería hacer publicaciones. Aún hoy debatimos sobre esto. Para mi, su opción me parece la más sensata, las cosas deberían hacerse así. Pero la mía, viendo lo autoritario en el gobierno de Raimundo, me parece la más efectiva.

Lo cierto es que la inmensa mayoría de las propuestas de Celia se quedaron en “las estudiaremos” porque no se defendieron fuera de los plenos, porque no se presionó más, buenas propuestas que fueron a la papelera.

Porque lo que más le importaba y aún hoy le importa al PP es lo que se publica en las redes, es lo que sale en la prensa.

Fue en ese momento cuando empecé a hablar de los plenos con más fuerza. Era consciente del poder mi de página, y en paralelo quería crecer y mejorarla. En ese momento decidí volver a renovarla. Porzuna Unocero pasaría a ser Porzuna Conectada. Ya éramos casi 1.000 personas. Entendía que si conseguía hacerla mejor podría conseguir más cosas y atraer a más gente.

Tal vez no recuerden algunas publicaciones, como la polémica de la permuta, o la publicación denunciando que a pocos meses de unas elecciones el Ayuntamiento se había gastado más de 2.000€ en entradas de los toros para regalarlas entre los vecinos y especialmente entre los militantes del PP. Por loco que parezca y por muy polémico que fuera, esas fueron algunas de mis publicaciones. Siempre denunciando la falta de transparencia, siempre denunciando lo denunciable.

En realidad hubo muchas más polémicas. Mucha gente coincide en que gracias a todo esto la política local empezó a cambiar. Ya no se podían hacer tantos trapicheos. Y siempre hubo amenazas, insultos, siempre hubo presiones. Al final del verano de 2014 decidí dejar la pagina unos meses. Decidí dedicarme a aprender y entender mejor lo que estaba ocurriendo a otros niveles. Es verdad que me obsesionaba mejorar, aunque sea raro decirlo. Probablemente me obsesionaba porque prestaba atención a las criticas mucho más de lo que la gente se cree.

Desde septiembre hasta diciembre de 2014, realicé entrevistas y tuve reuniones, entrevisté a Nemesio de Lara (Presidente de la Diputación), también a Luis, Presidente de APROCA CLM, a la Diputada Nacional Isabel Rodriguez, a la alcaldesa de El Robledo, a la ex alcaldesa de Fernán Caballero, a miembros de Podemos de Ciudad Real, e incluso a Norberto, y a más personas. Como digo, quería aprender, conocer diferentes puntos de vista. También en un contexto nacional de gran cambio para la política nacional. 

Quedaban pocos meses para las elecciones. La candidata iba a ser Celia. Casi en un 80%. Eso es de lo que hablamos ella y yo; hubo un momento en que nos pusimos a pensar en la campaña. Las elecciones eran en mayo de 2015. Apenas quedaban unos meses. Nos dedicamos a buscar a gente. Creamos un grupo de trabajo. Yo llamé a muchas personas, ella también, aquellas reuniones semanales fueron realmente un éxito. Nos juntamos en casa de Celia, llenamos su salón de gente y de ideas. Con el tiempo ella y yo hemos calificado esa etapa como la “etapa de oro del PSOE”, sobre todo Celia lo ha calificado así, que llevaba muchos más años que yo en el partido y que dice que nunca había vivido algo parecido.

El resultado de todo ese trabajo no se deshizo completamente con lo que a Celia le ocurrió después. Pero la magia del momento, eso probablemente sí. Su campaña iba a ser una completa locura. Una maravilla en muchos términos, también en los audiovisuales, argumentos para dar y regalar. Propuestas para dar y regalar. Blanca no estaba en esa lista. Pero la lista es lo que menos nos importaba. Sin embargo, a Celia se le calló el mundo. Su madre, su hijo y su marido empezaron a tener problemas de salud. En especial su madre, que entró en coma. Celia vivía en el hospital. La candidata perfecta había caído. Las reuniones semanales dejaron de serlo. Algunas personas se desanimaron. Casi todo se fue al garete.

La sede provincial volvió a ser el lugar de las decisiones. Blanca y yo nos reunimos para pensar en la lista. Yo califiqué aquellos días como un verdadero temblor en los cimientos del partido. Ahí fue cuando propuse a Norberto. Un arqueólogo de Porzuna al que conocí en Podemos, que se estaba presentado a unas primarias (dentro de Podemos) que finalmente perdió, para ser candidato a diputado regional. Le pasé su número a Blanca. Desde que estaba en el partido yo había llamado y propuesto a varias personas. Entre ellas Sara, la chica de El Trincheto, o Esther, quien me parecía una chica inteligente, una mujer del pueblo y una socialista de siempre. Con el tiempo, esos nombres que propuse pasaron a ser protagonistas de la política local.

Pero no es eso por lo que sacaría pecho. Me siendo muy orgulloso de haber trabajado con Celia. Y sé que hay cosas, momentos, y circunstancias que podemos recuperar.

Sin embargo hay cosas que se me escapan. Cuando Celia terminó de confirmar su no (no puedo ser candidata) Blanca propuso a Mario Fiz. Militantes y simpatizantes votaron, más de 50 personas. Todos los votos fueron hacia Mario, salvo 1 o 2. Uno de esos votos negativos a Mario fue mío. Yo no quería ni de broma a Mario. A pesar de eso, tuve una reunión con él y con Blanca y le expuse mis razones, y le dije que me importaba más el partido, y que aún con mi voto negativo iba a trabajar porque Raimundo perdiera. Finalmente, Mario fue incapaz de formar lista y renunció a presentarse, también presionado por Demetrio. Mario siempre pensó que yo “conspiré” contra él o algo así, cuando fui el único que le dijo lo que pensaba a la cara. Como que yo hablé con gente para que él no formara lista. Y nunca hice eso. Yo no. Pero tampoco me emocionaba Demetrio. Así que mi propuesta fue: debería ser el candidato Norberto, o Sara. Pero Blanca y Demetrio pensaban que proponer a Norberto o Sara iba a ser un error. Es que “se iban a quemar muy rápido”; Demetrio quería ser candidato. Y no estaba siendo objetivo. Y Blanca, creo que ella había acordado algo con Demetrio y con Norberto.

 

Quiero que paremos aquí.

Mi trabajo en el partido trajo como fruto un salón lleno de gente y de ideas. Trajo a gente nueva. Yo estaba seguro de que la única forma de levantar el partido era renovándolo, trabajando en equipo, con la gente, con mucha gente. Yo no quería que Blanca o Demetrio fueran en la lista. Eran parte del pasado.

Hubo un momento en el que Blanca se reunió con Norberto para hablar con él. Norberto venía de “Desde abajo Podemos” una lista fallida. Y Blanca le proponía empezar “desde abajo” como concejal en Porzuna, con el PSOE. El relato podría ser atractivo.

Personalmente no creo que una persona que no utilizaba buenos calificativos hacía el PSOE (Norberto) aceptara formar parte de esa lista, y del partido, sin tener algo más sobre la mesa -no tengo pruebas, pero tampoco tengo dudas-. 

Norberto era un padre de familia, autónomo, que vivía de la arqueología. Hasta donde yo podía percibir: Gente muy humilde. Que lo que tiene es porque se lo ha ganado. Y que empezaba a meterse en política, desde Podemos, seguro que con buena intenciones. Trabajaba en Terriches. Nunca había ido al corpus y estas cosas del pueblo. Porzuna era sólo el pueblo en el que vivían sus padres. Y estaba a 30km en coche de su casa y a muchos más de su trabajo. Un tiempo y un dinero que él iba a tener que empezar a dedicar si aceptaba ir en la lista.

Primero, Demetrio empezó a decir que él pensaba que no iba a poder dedicarle el 100% de su tiempo al AYTO, y que no veía mal que algún concejal con un sueldo, le relevara. Después vimos a Norberto furioso cuando perdió las elecciones. Él y su mujer afirmaban tener fotografías del engaño electoral. Nunca pudieron demostrar nada, pero para ellos no habían sido elecciones limpias. Tal vez ellos sintieron más que nadie perder las elecciones. Y más adelante vimos a Norberto entrar a trabajar a la Diputación. Un cargo de libre designación. Libre designación.

(…)

 

Anuncios

2/3 Les tiene que doler para que les importe.

Cuando llegaron las 21:00 de aquel 25 de mayo de 2015, el resultado ya era definitivo. El PSOE había obtenido el peor resultado de su historia en Porzuna. Crecencio y yo nos sentamos en un banco, a la entrada del colegio. Nos mirábamos.

-¿Qué mierda, no?-
-No pasa nada, decía él.-

Sin embargo, los resultados no habrían sido tan malos si a las elecciones no se hubieran presentado 4 partidos políticos. El PP solamente había perdido unos 100 votos, y mantenía la mayoría absoluta. Un éxito que no se hubiera conseguido si Carlos no hubiera sido el candidato. Un éxito que no se hubiera conseguido si Celia hubiera sido la candidata. Si en la lista no hubiera ido Blanca. Si Demetrio hubiera dejado a Norberto o Sara.

Para ganar en Porzuna unas elecciones al Partido Popular hay que ser impecables. Para tener alguna opción de ganar al PP, solo deben presentarse 2 partidos a las elecciones. Para ser atractivos en Porzuna hay que tener una lista muy competitiva; desde mi punto de vista, esto significa que para ganar en Porzuna hay que estar implicado en las cosas del pueblo, la banda, el futbol, el corpus, lo cultural, la vida, la economía… hay que vivir allí, hay que llevarse muy bien con la gente. Ayuda ser de una familia grande. Ayuda tener formación y estar bien informado. También es importante tener aliados, gente dentro de otros partidos. No es imposible ganar al PP. Es posible ganar a Carlos. Pero no se puede hacer entre 5 personas. Tampoco se puede hacer hoy, no con la gente que hay ahora. Pero sí es posible. Sí con el PSOE.

Mi primera reunión con el nuevo alcalde, sino recuerdo mal, fue para informarle acerca de una asociación que quería crear junto con unas cuantas personas a las que nos interesaba la fotografía. Gente del pueblo y también de fuera.

Red Porzuna es el nombre que le puse a la página algunos meses después de las elecciones. La política se quedo casi a un lado. La realidad es que tras la dura campaña, no apetecía hablar de política. Sobre todo para suavizar el ambiente, por el candidato de Independientes de Porzuna.

Durante la campaña todo empezó cuando Gorgonio había afirmado, en una entrevista que le realicé que Blanca podía haberse llevado una coima (dinero) de la venta de la residencia de ancianos. Yo actué en favor de Blanca, pero también de Maximino. No publiqué esas declaraciones sin el visto bueno de los dos. Sin embargo, antes de que yo lo publicara, Blanca indignada se adelantó e informó a Juan Pablo y le pidió que frenara esa clase de historias que su suegro estaba empezando a crear. La respuesta del candidato se escuchó en la Plaza Mayor, en uno de sus vivos mitines. Gorgonio y su lista fueron los que más partido sacaron a esa entrevista, que la compartieron en redes y de la que hablaban en los mitines. Blanca no debió llamar a Juan Pablo hasta que yo publicara la entrevista. Pero lo hizo. Y eso enfureció a Gorgonio, con razón. Destrozando también una estrategia, echando más gasolina a la hoguera, cayendo en la trampa.

A los días, la Cadena Ser hacía público que el candidato de Independientes de Porzuna quería recuperar la calle de Primo de Rivera y llevar la Cruz de los Caídos a la Plaza. Para Gorgonio yo fui la fuente de la Ser, eso dijo en sus mitines. Pero no fui yo quien informó a la radio, nunca tuve ningún contacto con la Ser; después de la campaña me reuní con la Jefa de contenidos de la Ser Ciudad Real, ese ha sido mi primer y único contacto con ese medio. Le pedí que me dijera quien era la fuente. Y me dijo que “no podía hacerlo”. Pero sí podía decir que no había sido yo; yo no pude ser quien informó y les envió esa información y esa grabación de audio por el simple hecho de que no estuve en el mitin cuando Gorgonio hizo esas declaraciones. También le comenté que la noticia no era cierta, porque él nunca dijo nada de la cruz. Creo que quien informó a la Ser fue Blanca, como venganza a las declaraciones de Gorgonio, eso de la coima.

En el último mitin de Gorgonio ocurrió lo que todos recordamos. Y subí aquel video a Porzuna Conectada. Alguien se atrevió a plantarle cara en un mitin al candidato de independientes. Fue sin duda el hecho y la noticia más relevante de toda la campaña. Tras ello, es decir, tras subir aquel video a mi página, Gorgonio me puso una demanda, me exigía que pidiera disculpas públicas en Porzuna Conectada y que le diera la suma de ciento veinte mil euros. Nada menos. Aquella demanda no llegaría a nada, por supuesto. Simplemente era ridículo; lo que en realidad pasaba con Gorgonio es que él consideró que por mi culpa él obtuvo el peor resultado que ha registrado nunca en Porzuna desde que se presenta a unas elecciones; yo creo que a la gente le gusta o le interesa lo que publico, pero no tengo influencia sobre el poder decisión de todo el electorado. Lo que él obtuvo, es lo que él se ganó, para bien y para mal.

Mi relación con Carlos antes de que él ganara las elecciones era inexistente. Solo hablamos una vez. Poco.

A los meses el PSOE denunció que iban a incumplir su promesa de bajar el IBI. Yo desde Porzuna Conectada hice una buena cobertura sobre el tema. Mi relación con Carlos era muy buena, él me llamó por teléfono cuando yo compartí aquella noticia. Y me aseguró que iban a bajar el IBI. Yo le dije que eso iba a ser ilegal. Y él me insistió en que iban a bajar el IBI. El IBI se bajó.

Desde mi punto de vista la gestión de Carlos como alcalde esta siendo buena. Con sus matices. Yo no le voy votar. Porque nunca votaré al PP, pero reconozco que terminará siendo uno de los mejores alcaldes que ha tenido Porzuna. Y creo que tranquilamente puede ser alcalde durante el tiempo que él quiera, dado el panorama. Si me preguntan si era lo que me esperaba de él. Lo cierto es que no. Con creces ha superado lo que yo esperaba. Aunque no coincidamos en todo, es el alcalde que más ha hecho por demostrar con transparencia qué es lo que hace. Es un vecino de Porzuna. Que vive en Porzuna, que tiene su negocio allí, y que no se puede permitir hacerlo mal. Tiene buena relación con la gente. Es cercano. Le importa y le interesa que a Porzuna le vaya bien como al que más. Y me parece que todos los alcaldes que tenga Porzuna, deberían ser así, deberían estar preocupados de ese modo.

Cuando cree la Asociación Cultural Red Porzuna, no quería que la asociación fuera una organización de gente de izquierdas, ni nada político. Aún así opté por meter a una chica de Podemos, a un chico del PP, a otro que iba en la lista con Gabriel, a Andrés y a mi; Podemos, PP, Unidad Castellana y PSOE. Igual, es una tontería. En realidad somos todos fotógrafos (unos profesionales y otros aficionados) y gente que está metida en la vida cultural del pueblo.

Red Porzuna ha sido mi gran apuesta, y ha sido una gran muestra de lo que con buenas ideas y trabajo en equipo se puede hacer desde las asociaciones en Porzuna. Conseguir el respaldo de más de 20 empresas locales, conseguir el apoyo del Ayuntamiento, pasar de 1.400 a 3.000 seguidores, y ser una de las asociaciones más innovadoras con el drone, las redes sociales, el banco de imagenes, los reportajes, las fotos, las fotos y los videos en 360,  concurso de fotografías, la exposición y los sorteos, la cápsula del tiempo, ser la asociación más transparente, la más activas y de las más reconocidas a nivel provincial, son el resultado de mi apuesta. Creo que es para reflexionar.